Interactivaclic

C/Ruíz Tagle, 3 - Planta 2
Torrelavega - 39300

942 180 083 / 942 148 958

Pasos para un buen diseño UX

Seguramente si conoce algo del mundo online habrás oído hablar de la usabilidad web, aquella que en su conjunto se encarga de hacer una experiencia de usuario óptima.

La figura del diseñador UX (User Experience) surge a raíz de la necesidad de crear o desarrollar aquellos productos de la manera más óptima e intuitiva posible, de tal forma que el consumidor no obtenga ningún tipo de impedimento a la hora de realizar la conversión.

Para poder desarrollar un buen producto (ya sea una web o una app) se debe tener muy en cuenta el diseño UX y para realizarlo de la manera más eficaz posible es necesario seguir una serie de pasos que nos pueden ayudar a que no se nos escape ningún detalle.

  1. Crear un “mapa” previo. Esto no es más que un boceto previo que el encargado de proyecto junto con los diseñadores idearán para intentar aclarar el entramado de ideas y soluciones que se tienen en mente.



  1. Si aún no tenemos totalmente definido el target al que nos vamos a dirigir o el público objetivo abarca más de un mercado debemos crear perfiles ficticios a los cuales adaptar el uso del producto. Crearemos una maqueta de posibles usuarios y analizaremos si nuestra plataforma se adapta al comportamiento de cada uno.



  1. Hagamos el User Journey de esos usuarios que hemos definido. Es decir, hagamos el recorrido que creemos o sabemos que ellos harían y adaptémonos a él. El diseño UX se trata de intentar dejar el camino lo más despejado posible.



  1. A partir de todo el análisis previo que hemos comenzaremos a estructurar la solución. Hagamos posibles simulacros y pongámonos en diferentes situaciones de navegación donde el usuario recorra diferentes caminos de tal manera que encontremos la manera de hacerle llegar a donde nosotros queremos.



  1. Tras el proceso de ideación y workshops es hora de proseguir de manera interna en el equipo de diseño. Se ordenarán todas aquellas ideas e información que se han ido recolectando y se traducirán a modo de Wireframes. Se pueden hacer de forma manual o digital. Una vez estén terminados pasarán a una fase de testeo dónde a través del feedback de nuestros testers podamos detectar posibles fallos que hayamos pasado por alto.



  1. El paso a seguir es aplicar el diseño visual a los wireframes finales. Lo óptimo sería poder testear de nuevo esta interfaz final con miembros del equipo e incluir, esta vez, a usuarios reales, coleccionar de nuevo feedback de ellos e iterar sobre nuestro diseño. Una vez nuestro trabajo no obtiene ninguna pega se procede a la programación del proyecto.




Normalmente con organización, orden y siendo minuciosos salen muy buenos trabajos. Cuenta con nuestra experiencia para darle forma a tus ideas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.