Interactivaclic

C/Ruíz Tagle, 3 - Planta 2
Torrelavega - 39300

942 180 083 / 942 148 958

Las cookies, un arma de doble filo

En solo unas semanas, los mensajes de aviso sobre la instalación de cookies se han convertido en la especie hegemónica en la red. El motivo, una sentencia de finales de agosto que condena a una web por no cumplir la normativa de la Ley de la Sociedad de la Información. En concreto, su modificación de 2012, muy criticada por las dificultades técnicas y dudas que plantea sin conseguir a cambio una excesiva protección de los usuarios.


Precisamente por esta interpretación, durante algo más de un año los desarrolladores no habían prestado demasiada atención a la nueva normativa, en la confianza de que se impondría una interpretación laxa, pero esta sentencia ha cambiado las cosas. Desde ahora, cualquier proveedor de internet; casi cualquier web que no sea un blog personal y la administración pública (que se ha autoexcluido) es susceptible de recibir una denuncia de un usuario perjudicado o, sencillamente, con ganas de ingresarse un capital.


La modificación del 31 de marzo exige que cualquier web con actividad económica o comercial (entendido en su sentido más amplio) debe informar al usuario de la utilización de cookies antes de que se instalen en el terminal y recabar su consentimiento expreso.


Las nuevas exigencias afectan a todas las cookies, incluidas las de terceros, con las únicas excepciones de aquellas necesarias para permitir la comunicación entre el terminar y el servidor y las que se instalen para ofrecer un servicio expresamente solicitado por el usuario.


En todos los demás casos se debe seguir una política bastante estricta para evitar posibles sanciones de hasta 30.000 euros en caso de las infracciones leves y 150.000 en el de las graves:


1. Se debe informar claramente y pedir consentimiento antes de que se instalen en el equipo. Hasta 2012 bastaba con un mensaje informativo, pero la modificación de 1 de abril de 2012 exige además el consentimiento informado del usuario.


2. El mensaje debe aparecer en todas las páginas, no solo en el index.


3. El mensaje debe situarse en una zona visible de la página, sin que sea necesario pinchar ningún enlace o hacer scroll (sin embargo, la AEPD señala que se puede incluir en el pie de página).


4. Se puede mostrar a través de un pop-up, ventana, mensaje o cualquier elemento emergente, pero también integrarse en el diseño de la propia web, siempre que sea fácilmente visible.


5. Informar si las cookies son propias, de terceros o ambas.


6. No es imprescindible que el usuario pinche “aceptar” para que se considere que existe aceptación expresa. Se puede utilizar esa técnica, pero otra más sencilla consiste en un mensaje que advierta sobre el uso de cookies e informe de que en caso de seguir navegando el usuario acepta su instalación. En este caso se deben programar las cookies para que se demore su instalación (por ejemplo, que se instalen cuando el usuario pinche un enlace interno o a los 60 segundos de navegación). Pero siempre teniendo en cuenta que la mera inactividad del usuario no implica la prestación del consentimiento por sí misma. Debe producirse una acción “consciente y positiva”.


7. Es recomendable que mensaje incluya al menos un vínculo a otra página en la que se informe claramente de todas las cookies utilizadas, su propósito, destinatario, modo de bloquear o desinstalar y un aviso legal.


8. Aun en caso de consentimiento, la información para revocar el permiso debe aparecer en un lugar accesible y permanente (no se aclara si en la propia web o en el aviso legal del punto 6).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.