Interactivaclic

C/Ruíz Tagle, 3 - Planta 2
Torrelavega - 39300

942 180 083 / 942 148 958

¿Sabías cómo nos movemos por el supermercado?

Tras varios estudios de investigación se ha demostrado la manera en que nos comportamos en los supermercados. La disposición de los productos en un establecimiento tiene un gran efecto sobre nuestro comportamiento a la hora de comprar. En una tienda de alimentos nos movemos de derecha a izquierda optando por escoger los productos que tenemos a nuestra derecha frente a los situados a la izquierda.

Además estamos predispuestos a coger productos básicos que estén lejos. Recorremos de esquina a esquina el supermercado hasta encontrar un saco de patatas o un cartón de leche mientras que no buscamos de la misma manera productos más exquisitos como una botella de vino.

Para colmar la compra, al llegar a caja para pagar vemos chocolatinas, chicles y otros productos atractivos y de consumo recreativo que no están ahí por casualidad. Su bajo precio y su positividad simbolizan una recompensa por algo (Ir a hacer la compra).

Olor, colores, estanterías divertidas...Todo esto no aparece por arte de magia. Los establecimientos de compra actúan a modo de "encantadores de serpientes" pero para los consumidores de manera que su objetivo principal es conseguir dirigir al consumidor por los pasillos de la tienda. Para ello se utilizan una serie de técnicas de Neuromarketing.

Basándose en las percepciones y respuestas humanas a estímulos del entorno, los encargados en los establecimientos idean las estrategias atractivas y envolventes que atrapan al consumidor en una nube que se dirige a la compra.

En cualquier supermercado hay un horno de pan que tampoco está ahí por amor al arte. Actualmente se utiliza como punto estratégico ya que el olor de pan envuelve los sentidos del consumidor induciéndolo a la compra de este y además alguno de los productos que puede comer con pan, como jamón o queso. ¿Nunca habéis visto una estatua de LEGO en un centro comercial? cuando eres niño te vuelve loco ver semejante juguete a tamaño gigante y te dan ganas de implementar tus conocimientos creativos para conseguir alguna figurita similar por lo que intentas que tus padres te compren una caja de piezas LEGO como sea.

Aunque todo esto parezca algún método de manipulación del cerebro los expertos indican que se trata de actuar según lo que el cerebro cree real, lo que recuerda y a lo que más importancia da. Por lo tanto no os asustéis al ir al supermercado a partir de ahora y ¡¡feliz Viernes!!.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.